ENTONCES....

Si te interesa conseguir los libros "Sueño de agua", Rapsodia (antología de El Mono Armado) o Jardines (libro de haikus compartido con Mariana Finochietto, escribime mail a poesiadelinterior@hotmail.com

JARDINES

martes, 31 de agosto de 2010

NUNCA SERÍA


Yo nunca sería poeta oficial
ni oficial de caballería
ni caballo de bastos
(no bastaría la abierta latitud del cielo
latiendo en madrugadas)
Jamás madrugaría de sol hacia las muertes
ni moriría del amor que azota
No podría, aunque quisiera,
azotarme el hocico en los jazmines
ni hocicar, ni nacer
ni recostarme arriba de lo oculto
Mi corazón callado
ha establecido para siempre
aunque prefiera ocultarlo
que yo nunca
jamás, ni acá, ni en Jama…
sería un poeta oficial
ni oficial de caballería
ni caballo de bastos.

domingo, 22 de agosto de 2010

A Pedro Delgrosso (I.M.)





Pedro Delgrosso
en tiempo de boleros y valses
se fotografiaba con ansias el perfil
(digamos “soñador” o “ romántico”).
Después,
a transformar metales
creando nuevos mundos, se fue silbando.
Conoció la muerte unas dos veces,
discutió con ella.
Creyó.
Se persignaba
para seguir inventando el mundo,
pensado,
original, a su medida…
A veces suelta
una idea, un deseo contenido,
una pintura femenina.
Pedro Delgrosso piensa,
se busca el centro y el origen,
se examina.
Su tarea es infinita, interminable,
no es una meta, es un camino.
En ese afán invierte los capitales de su vida.

sábado, 14 de agosto de 2010

La voz


Foto por Nicolás Argonz

Yo se que duele
tener adentro una voz y necesariamente
Sacarla antes de que el daño sea irreparable
Digo mal,
son muchas voces
incontables
acarreando de acá para allá
recuerdos, éxtasis, pecados y traiciones
caricias y silencios compartidos
“tequieros” y “olvidames”
“¡Cállese niño!” O… “¡Dígame que pasa!”
Son tantas voces retumbando
reverberaciones de lo humano que ha latido
dentro de uno
Entre todas son murmullo,
son tantas voces y parece un corazón
dentro de cada uno
Ay, si no fuera por la voz…
Ay, si tuviera que callar…
Si no hubiera poesía ni canción
Quién sabe…. Los pedazos…

viernes, 6 de agosto de 2010

Fuegos


Aquel hombre que mi verso toca
ungiéndolo no
apenas nombrándolo
crujía como un viejo puente
se astillaba en las fibras de sus huesos
y nacía
permanente y blanco
en el disparo de luz del orden nuevo.