ENTONCES....

Si te interesa conseguir los libros "Sueño de agua", Rapsodia (antología de El Mono Armado) o Jardines (libro de haikus compartido con Mariana Finochietto, escribime mail a poesiadelinterior@hotmail.com

JARDINES

domingo, 23 de octubre de 2011

SOY


Ilustración: Chacareros, de Antonio Berni, pintor rosarino (1905-1981)


Soy una mezcla brava de sangres y culturas
de gritos y silencios argentinos.
Soy gringo del Piamonte que vino con el siglo
que dejó sus olivos en la tierra perdida
y nacía de nuevo en la espiga del trigo
bajo un sol derramado en luz de vino.
Soy también, no lo duden, el que dejó Santiago
el que pasó por Ceres y encontró su camino
junto al fuego del horno: Me calienta la sangre
ese destino.
Soy el que vio de noche la luna en el baldío
el que cortaba cañas pa remontar la vida
y sabe que el trabajo de mi gente querida
es el único sueño que nos guía.
El hombre que no sabe quién ha sido
no puede andar despierto por su día
y piensa que el de afuera está a su lado
y no distingue amigos de enemigos.
No nos cuenten la historia del fracaso
si somos la canción de los trabajos
Mi oficio es cantar a cuatro vientos
quién soy, quién seré y quién he sido.

martes, 18 de octubre de 2011

EN EL TAXI - A Gabriela Lucía Bordoy


El bibliotecario. Giuseppe Arcimboldo. Óleo sobre lienzo. 1566. Manierismo.

Gabriela viaja en taxi a su trabajo. El taxista le relata una historia que ella me referirá a mi y yo a vos. En un viaje anterior, el taxista lleva a un señor de traje. En la radio comentan sobre la muerte de Steve Jobs y sus inventos. El pasajero saca una pequeña computadora y le dice que ahí están contenidos casi todos los libros del mundo. Nombre un libro y se lo muestro. El chofer, que conocía poco de libros, buscó en su memoria y trajo un recuerdo de infancia “Caperucita roja”. En pocos segundos en la pantalla de la tablet aparecía el nombre del libro buscado. “Estaba ahí, señora” cuenta Gabriela que decía el taxista. “Sé que estaba ahí, pero yo no se leer”

lunes, 10 de octubre de 2011

APRECIACIONES SOBRE LA MUERTE


Pintura: "La columna rota" Frida Kahlo


Satchmo toca y canta “Saint James Infirmary”
Musica la música
Toca donde duele y canta
donde cuadra tanto dolor de muerte visitada
en hendijas de persiana cuando se mira hacia la calle
uno sospecha la nada filosa
(Es filosa la nada, ¿Te lo dije?)
No es de temer la muerte, te aseguro
cuando la pensás lejana enmieda al más pirata
lo arrincona lo sumerje hasta el eje de la angustia
lo traspasa
pero cuando se presenta y
te da las credenciales en la mano
como un embajador recién llegado que conmueve
periodistas, presidentes y banqueros
no hay temores,
Un poco de tristeza envuelve las violetas
vibra entre las rosas una razón amarga
un soliloquio que va hundiéndose lento en la memoria
en la carne de la infancia en la risa de las madres
La muerte cuando se presenta
disuelve el futuro a las patadas
diluye el presente que sorbías, saboreabas
lengua, labios, risa, soplitos del verano
Es solo presente sin futuro.
Mañana no hay, no es, no está
solo este momento que fue siempre así de golondrina
volátil segundo, efímero goce o perla de la pena
y toda la existencia se condensa como una supernova
volviéndose sólida, piedra, diamante en las comisuras del aire
Y vos pensabas que las aguas no rodaban sin tus pies
que los barriletes morían si tu mano los soltaba
creías que todos claudicarían de hambre o de tristeza
si no mecías la opulenta sopa del presente
No, amiguito
No.