ENTONCES....

Si te interesa conseguir los libros "Sueño de agua", Rapsodia (antología de El Mono Armado) o Jardines (libro de haikus compartido con Mariana Finochietto, escribime mail a poesiadelinterior@hotmail.com

JARDINES

domingo, 25 de diciembre de 2011

BESOS Y CARICIAS


Ilustración: Pair of women. Egon Schiele (1890-1918)

Una caricia es efectiva
si deslizada en espacio explorado
parece ocasional o rutinaria
y sin embargo
vuelve insomnes territorios lejanos
hasta entonces no nacidos

Un beso es certero si
lanzado desde cierta distancia
apuntando directamente a la boca
se desvía levemente
hasta incrustarse en el futuro.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Desayuno


Para tu dulce hambre
para tu sed no saciada
siempre alerta soplo
sobre las tazas humeantes
hasta cuando la infusión que te alimenta
logra el punto justo, el equilibrio
de justicia y belleza
dignos de tu alma
¿Dónde está situada el alma
si no en la boca del estómago
de quien tanto ayunaba?

Ilustación: Desayuno. Naturaleza muerta sobre una silla. Juan Gris

viernes, 9 de diciembre de 2011

FINDEAÑO


Pintura: Point of tranquility - 1959-1960 Morris Louis

Este año en que las pastafrolas
se mezclaron con los vástagos
y los perejiles engendraron peluqueros
día tras día, inesperadas rondas ardieron en mitad de la vereda
y el floripón cantó donde no se debía ni se podía fragmentar la astucia
Acá y allá los hormigueros blandieron sus verdades
Empantanados, submarinos, etéreos de la misma clorofila
nos vegetamos, tanta sangre en el verde
tanto corazón expuesto a la pringosidad del luto
La pelota rodó como roldana
cruzó la calle y detrás el niño
corriendo y las frenadas
y aquel asomarse a los abismos, las montañas
las fraudulentas esperas del amor cantado
lo gladiador que toda hora prepotencia
Este año, las palabras se cambiaron
de sitio, de sillón, de hoja, de órgano extirpado
se llega a fin de año como en bote
que surcara la luna pegajosa de los cazadores
Ya pasó la catarata
se amojonó la luz y los sabores se kiwi tanto tanto
que la naranja y el equidna sollozaron juntos
Este año
no pidan la palabra blanca y soberana
ni quieran que les explique las razones del duodeno
Todo es tan confusamente mesa
En extremo los cactus suavizan cuando quieren
y las dalias se encaraman a la luz del agua
Yo no puedo
No quiero
No debo documentar la burocracia de saliva y sangre
Todo cuesta
Y la palabra, que damos gratuitamente zángana
entre las piedras y los comensales
se sale de la vaina
Vean, vean, vean…
Pasen la uña afilada por el ojo del perro
inyéctense el humor de los árboles y enternecidos
rasguen la cal con una margarita
Palabras, ay! Palabras donde el capilar se unía con las nalgas
está el otro, con su cefalorraquídea angustia
y aquel, con su muertito colgándole del hombro
y aquella triste con su arteria encaramada
cada cual con su delfín, cada quien con su argamasa
Al pensar los meses y sus artesanías
el tiempo se me ha hecho mboyeré y no acaba
de maltratar las sábanas
Entonces, este fin de año
en esta hora de frescura peligrosa
No quiero, no puedo, no debo, la palabra armada
sulfatada en el corazón del himenóptero
Así nomás, porque Pedro, Pablo, Ana, Antonio
Hernán, David, y Claudia y María Rosa,
Ricardo, Manuel, Lucía, Estela, Julia y Hugo
Quique, Stella, Gustavo, Nelle, María Emilia,
Nicolás y Pablo y tantos tantos fuegos de roja astronomía
No quiero copas, ni brindis, ni regalos
Mucho menos palabras.

jueves, 1 de diciembre de 2011

VINO


“El Triunfo de Baco”, más conocida popularmente como “Los Borrachos”, pintada para Felipe IV entre 1628-1629


Sobre la mesa sucia
un vaso liso, agotado en su propia sed
guarda en el fondo un resto de vino
apenas una mancha
un borrón morado sobre el vidrio
Lo habitan, aunque no parezca
esencia de uvas, soles, manos campesinas
moliendas, reposo en los lagares,
sueño largo en las botellas
labios más o menos desesperados
el sabor del verano, los recuerdos blandos
la gratitud y la pena
la sombra del roble con una mesa rústica
risas y guitarras
insomnios de helada autonomía
Mira
en el rincón oscuro del bar donde
sobre una mesa sucia
un vaso liso, agotado en su propia sed
guarda en el fondo un resto de vino