ENTONCES....

Si te interesa conseguir los libros "Sueño de agua", Rapsodia (antología de El Mono Armado) o Jardines (libro de haikus compartido con Mariana Finochietto, escribime mail a poesiadelinterior@hotmail.com

JARDINES

sábado, 9 de enero de 2010

LA CLASE PRÁCTICA


Fotografía de Mariano Alonso. Amanecer volviendo desde Iruya a Humahuaca

LA CLASE PRÁCTICA

Desordenada crónica de viaje, perjudicada por la emoción. Descripción abortada por la imposible belleza de lugares y momentos.

Por Raúl Feroglio


Voy a intentar lo imposible. Después de todo no será la primera vez, y tampoco la última. Al fin y al cabo trataré de describir lo vivido, y no será más que eso, volver a emocionarme recordando situaciones, personas y hechos que me sacudieron, y como de eso vivo… Sí, de las emociones… Ya dijimos una vez “l`emozione è il carburante dell`anima”… Me corregirán los que conocen la lengua italiana, mas no me negarán la razón los que sepan que vibrar junto a los otros es la única manera de estar vivos.

Bien: ¿De qué se trata la clase práctica? No es una clase que daré, sino la que recibí. Más de 4 décadas de clases teóricas de folklore y cultura popular del norte argentino ya me tenían un poquito ansioso. Y decidimos conocer cómo se vivía en el noroeste argentino, concretamente en la Quebrada de Humahuaca, esa fiesta de todos los sentidos que es el carnaval.

Motivados por los relatos de Patricia, decidimos junto a ciertos hermanos del camino encarar los más de mil kilómetros que ¿nos separan? ¿nos unen? con Salta, Jujuy, Tucumán… El viaje comienza en casa: entre amigos viajar es matear, charlar, compartir las horas y los días, el cansancio, la alegría, la evocación de antiguas aventuras nunca olvidadas, el asombro por la naturaleza, desértica o selvática, la plena soledad de las montañas y el vertiginoso cantar de los ríos.

En Tilcara despertaba el carnaval, a las 5 de la tarde. Llegamos justo. Viejas y jóvenes copleras con sus cajas incitaban al diablo a salir de su mojón, le cantaban, lo regábamos con vino, perfumados de albahaca, blancos y coloridos de talco y mistura. Emocionados por el descubrimiento, vimos al diablero desenterrar el símbolo, que cada año gobierna las vidas de todos y hace que durante esa semana “todos seamos solteros”.

Enumerar situaciones sería inútil y no alcanzaría a sugerir todo lo vivido. Si lo intentara, (no se pierde nada), debiera escribir “en Iruya, a casi 4 mil metros de altura, estuvimos en una “señalada”, donde se marca a los animales, se agradece a la tierra y se celebra con ritos ancestrales, precolombinos, la comunión del hombre con la tierra, y como esta es sagrada, todo lo que de ella viene, también lo es”… Tendría que decir “Bailamos cumbias, entre todos, mezclados, incluídos, cansadísimos, compartiendo vino y alegrías hasta una hora inconfesable…” Podría seguir con “ La memoria de los aborígenes está viva en cada piedra, en cada sombra de cardón, en el viento de la quebrada…” No tendría que dejar de mencionar “Entrando por la quebrada algunos compañeros se ríen de nuestro juego: cada pueblo tiene una canción que lo menciona… Todos… El Cuchi Leguizamón, Manuel Castilla, Jaime Dávalos, y muchos otros escribieron el texto de las clases teóricas…” No me tengo que olvidar de “Atravesar Salta por los Valles Calchaquíes, Cafayate, o Tucumán por Tafí del Valle, bajando desde El Infiernillo hasta cruzar las selvas, bordeando el río Los Sosa es una de las partes que no se pueden explicar en palabras…”

La gente, el intercambio de emociones y abrazos, la memoria de lo vivido sigue siendo una tarea imposible de contar. Ahora olvidate de todo lo que leíste. Todo lo que escribí hasta acá no sirve más que para mí, escribí los párrafos precedentes sólo para nosotros, como un ejercicio de evocación. La única idea que siento verdadera, cabal, y que puedo transmitir a los lectores sin miedo a equivocarme, sintiendo la seguridad de que un día futuro no podrán reclamarme es la siguiente “andá al noroeste, conocé la quebrada y su gente, con la condición de que sea en carnaval”
Vito, Néstor, Luis, Alfonso, Patricia, Mai, Raulito, Lucía y Mariano no me dejan mentir.

Mayo 2006.

1 comentario:

  1. Que hermosos recuerdos Raúl querido!!!! Es así, todo es verdad!!! Qué hermoso el Carnaval en la Quebrada!!! Qué ganas de ir otra vez amigos!!!! Abrazos a todos!!!

    ResponderEliminar