ENTONCES....

Si te interesa conseguir los libros "Sueño de agua", Rapsodia (antología de El Mono Armado) o Jardines (libro de haikus compartido con Mariana Finochietto, escribime mail a poesiadelinterior@hotmail.com

JARDINES

domingo, 11 de marzo de 2012

MANDARINAS

Imagen: Fotografía de la Cortada 17 bis al 500, en Las Parejas, Santa Fe, Argentina, marzo 2012

Nuestro problema en aquellos días era cómo dividir en dos partes iguales cada mandarina. La mayoría tenía un número impar de gajos, y debíamos comer varias para lograr ese equilibrio que la amistad imponía, luego de haber saltado el tapial de don Francisco y robado a escondidas, a plena luz, esas doradas dulzuras. Nuestras espaldas contra el ladrillo del tapial, las cáscaras tapizando la vereda, y las manos, perfumadísimas de infancia

4 comentarios:

  1. Comí mandarinas inolvidables al pie del árbol y con amigos, pero nunca frutas robadas. Seguro me perdí un fuerte sabor adicional. ¡Gracias Raul!

    ResponderEliminar
  2. Cuando la escuché por primera vez, creí oír el relato de mi propia infancia-. Gracias Doc por regalarnos estas palabras, en especial a los que alguna vez tuvimos las manos perfumadisimas de infancia.
    Imanol Muñoz

    ResponderEliminar
  3. que hermoso Raúl. abrazos en cantidad

    ResponderEliminar